Logo Corplus 2023 -01

La Relación Entre Probióticos y la Salud Respiratoria

En los últimos años, los probióticos han ganado popularidad por sus numerosos beneficios para la salud intestinal. Sin embargo, investigaciones recientes están revelando que estos microorganismos beneficiosos pueden tener un impacto significativo más allá del sistema digestivo, específicamente en la salud respiratoria. Este artículo explora cómo los probióticos pueden influir positivamente en la función del sistema respiratorio y contribuir a la prevención y el tratamiento de enfermedades respiratorias.

¿Qué Son los Probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped. Estos microorganismos, principalmente bacterias y levaduras, son conocidos por su capacidad para equilibrar la microbiota intestinal, mejorar la digestión y fortalecer el sistema inmunológico. Los probióticos se encuentran comúnmente en alimentos fermentados como el yogur, el kéfir, el chucrut y el kimchi, así como en suplementos dietéticos.

Mecanismos de Acción en la Salud Respiratoria

  1. Modulación del Sistema Inmunológico: Uno de los principales mecanismos por los cuales los probióticos pueden beneficiar la salud respiratoria es a través de la modulación del sistema inmunológico. Los probióticos pueden influir en la respuesta inmunitaria mediante la activación de células inmunitarias como los macrófagos y los linfocitos T, y la producción de citoquinas, que son cruciales para la respuesta inflamatoria. Esto puede ayudar a mejorar la defensa del cuerpo contra patógenos respiratorios como virus y bacterias.
  2. Efecto en la Microbiota Respiratoria: Al igual que el intestino, el tracto respiratorio alberga su propia microbiota. Los probióticos pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de esta microbiota, previniendo el crecimiento excesivo de patógenos. Un equilibrio adecuado de la microbiota respiratoria puede reducir la incidencia y la gravedad de infecciones respiratorias como la neumonía y la bronquitis.
  3. Reducción de la Inflamación: La inflamación crónica en el tracto respiratorio está asociada con diversas enfermedades respiratorias, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Los probióticos pueden contribuir a reducir la inflamación a través de la producción de sustancias antiinflamatorias y la inhibición de moléculas proinflamatorias. Este efecto antiinflamatorio puede mejorar los síntomas y la calidad de vida de las personas con enfermedades respiratorias crónicas.

Evidencia Científica

  • Estudios en Humanos: Varios estudios clínicos han explorado el impacto de los probióticos en la salud respiratoria humana. Un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition encontró que la administración de probióticos a niños en edad escolar redujo significativamente la incidencia de infecciones respiratorias superiores. Otro estudio en adultos mostró que la suplementación con probióticos durante la temporada de gripe disminuyó la duración y la severidad de los síntomas respiratorios.
  • Estudios en Animales: Los estudios en modelos animales también han proporcionado evidencia sobre los beneficios de los probióticos para la salud respiratoria. Por ejemplo, investigaciones en ratones han demostrado que la administración de probióticos puede proteger contra infecciones virales respiratorias y reducir la inflamación pulmonar. Estos estudios ayudan a entender los mecanismos subyacentes y respaldan los hallazgos de estudios en humanos.

Prevención de Enfermedades Respiratorias

Los probióticos pueden ser una herramienta útil en la prevención de enfermedades respiratorias, especialmente en poblaciones vulnerables como niños, ancianos y personas con sistemas inmunitarios debilitados. La inclusión regular de alimentos ricos en probióticos en la dieta puede fortalecer las defensas naturales del cuerpo contra patógenos respiratorios.

Tratamiento Complementario

Además de la prevención, los probióticos pueden ser utilizados como un tratamiento complementario en personas que ya padecen enfermedades respiratorias. La suplementación con probióticos puede ayudar a reducir la severidad de los síntomas y acelerar la recuperación.

Conclusión

Los probióticos representan una prometedora área de investigación y aplicación en el campo de la salud respiratoria. A través de la modulación del sistema inmunológico, el mantenimiento de un equilibrio saludable de la microbiota respiratoria y la reducción de la inflamación, estos microorganismos beneficiosos pueden desempeñar un papel crucial en la prevención y el tratamiento de enfermedades respiratorias. Si bien se necesita más investigación para entender completamente los mecanismos y aplicaciones, los estudios actuales sugieren que los probióticos pueden ser una adición valiosa a las estrategias de salud respiratoria.

Incorporar probióticos en la dieta diaria, ya sea a través de alimentos o suplementos como Corplus, puede ser una forma efectiva de mejorar la salud respiratoria y general. Como siempre, es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier nueva suplementación.

Facebook
Twitter
Email
Print

PRECAUCIONES DE USO Y ADVERTENCIAS

  • No se recomienda su uso en menores de 8 años de edad.
  • No se recomienda el uso del producto en caso de hipersensibilidad a alguno de los ingredientes contenidos en la lista de ingredientes que se encuentra en el estuche exterior.
  • En caso de embarazo, lactancia o condiciones de salud graves, consulte a un especialista en atención médica antes de usar probióticos.
  • No se recomienda la ingesta de probióticos para las personas que están significativamente inmunosuprimidas o inmunodeprimidas, tienen síndrome del intestino corto o pancreatitis.
  • Corplus por contener probióticos, no debe tomarse antes o dentro de las 2 horas posteriores a la toma de cualquier antibiótico.
  • No exceder la cantidad diaria recomendada.
  • Los suplementos alimenticios no pueden sustituir una dieta variada y equilibrada o un estilo de vida saludable.
  • Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños.
  • Conservar en un lugar fresco y seco por debajo de los 25°C (se recomienda entre 10°C y 25°C).
  • Evite la exposición a fuentes de calor y a cambios bruscos de temperatura.
  • Evitar la luz directa.
  • No congelar.
  • La fecha de caducidad se refiere al producto correctamente almacenado en su envase original intacto.