Logo Corplus 2023 -01
, ,

Probióticos: Tu Escudo Natural Contra Enfermedades Respiratorias»

En la búsqueda constante de fortalecer nuestro sistema inmunológico y prevenir enfermedades, los probióticos se han destacado como aliados clave, especialmente cuando se trata de proteger nuestras vías respiratorias. Estos microorganismos vivos, comúnmente conocidos como «bacterias buenas», ofrecen una serie de beneficios para la salud, con un enfoque particular en el sistema respiratorio.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos, en su mayoría bacterias y algunas levaduras, que proporcionan beneficios para la salud cuando se consumen en cantidades adecuadas. Se encuentran naturalmente en alimentos fermentados como el yogur, el kéfir, el chucrut y otros productos.

Fortalecimiento del sistema inmunológico respiratorio Investigaciones recientes sugieren que los probióticos pueden desempeñar un papel crucial en la mejora de la respuesta inmunológica del cuerpo frente a las infecciones respiratorias. Al mantener un equilibrio saludable de bacterias en el sistema digestivo, los probióticos contribuyen a fortalecer las defensas naturales del organismo.

Reducción de Infecciones Respiratorias Diversos estudios han demostrado que la suplementación con probióticos puede estar asociada con una reducción significativa en la incidencia y duración de infecciones respiratorias, como resfriados comunes y gripes. Este impacto positivo se atribuye a la capacidad de los probióticos para modular la respuesta inmunológica y mejorar la barrera mucosa en las vías respiratorias.

Equilibrio Microbiota Intestinal La salud de nuestro sistema digestivo está estrechamente vinculada a la salud de nuestras vías respiratorias. Los probióticos trabajan para mantener un equilibrio óptimo en la microbiota intestinal, lo que no solo mejora la digestión, sino que también tiene efectos positivos en la respuesta inmunológica general.

Consejos para incorporar probióticos en tu dieta

  1. Yogur y Kéfir: Estos productos lácteos fermentados son fuentes ricas en probióticos. Asegúrate de elegir opciones sin azúcares añadidos para obtener los máximos beneficios.
  2. Chucrut y Kimchi: Estos alimentos fermentados a base de repollo son excelentes opciones para aquellos que buscan variedad en su ingesta de probióticos.
  3. Suplementos Probióticos: Consulta con un profesional de la salud antes de incorporar suplementos probióticos a tu rutina diaria para asegurarte de elegir la cepa y la dosis adecuadas.

En conclusión, los probióticos no solo son conocidos por su impacto positivo en la salud digestiva, sino que también emergen como un escudo natural contra enfermedades respiratorias. Al fortalecer el sistema inmunológico y mantener un equilibrio macrobiótico, estos pequeños guerreros pueden ser tu mejor defensa contra las amenazas del sistema respiratorio.

Recuerda siempre buscar asesoramiento profesional antes de realizar cambios significativos en tu dieta o incorporar nuevos suplementos. ¡Cuida de tu salud y dale a tu cuerpo el apoyo que merece con probióticos!

Facebook
Twitter
Email
Print

PRECAUCIONES DE USO Y ADVERTENCIAS

  • No se recomienda su uso en menores de 8 años de edad.
  • No se recomienda el uso del producto en caso de hipersensibilidad a alguno de los ingredientes contenidos en la lista de ingredientes que se encuentra en el estuche exterior.
  • En caso de embarazo, lactancia o condiciones de salud graves, consulte a un especialista en atención médica antes de usar probióticos.
  • No se recomienda la ingesta de probióticos para las personas que están significativamente inmunosuprimidas o inmunodeprimidas, tienen síndrome del intestino corto o pancreatitis.
  • Corplus por contener probióticos, no debe tomarse antes o dentro de las 2 horas posteriores a la toma de cualquier antibiótico.
  • No exceder la cantidad diaria recomendada.
  • Los suplementos alimenticios no pueden sustituir una dieta variada y equilibrada o un estilo de vida saludable.
  • Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños.
  • Conservar en un lugar fresco y seco por debajo de los 25°C (se recomienda entre 10°C y 25°C).
  • Evite la exposición a fuentes de calor y a cambios bruscos de temperatura.
  • Evitar la luz directa.
  • No congelar.
  • La fecha de caducidad se refiere al producto correctamente almacenado en su envase original intacto.